Irán endurece la presión contra los manifestantes

Los iraníes se han levantado el jueves en la oscuridad cibernética. Durante la madrugada, los diferentes operadores han comenzado a bloquear tanto los servicios de mensajería y redes sociales, como WhatsApp e Instagram, como el acceso al mismo internet.
viernes, 23 de septiembre de 2022 · 10:11

Esto ha ocurrido mientras el Cuerpo de Guardianes de la Revolución Islámica, la principal fuerza del país, prometía rendir cuentas con los "alborotadores", a los que ha acusado de "sedición". Hasta el momento, se han registrado al menos 21 muertos.

No hay una confirmación oficial de la cifra de víctimas en las protestas que comenzaron el viernes pasado, nada más saberse que Mahsa Amini, una joven detenida el martes de la semana pasada acusada de no cubrirse el cuerpo según el canon islámico, no había superado el coma.

Medios gubernamentales han asegurado que cuatro miembros del personal de seguridad murieron a manos de participantes en los disturbios. Otras fuentes, no verificadas independientemente, añadían 17 manifestantes muertos.

Una ONG opositora radicada en Noruega, Iran Human Rights, ha asegurado el jueves que hay 31 civiles muertos como consecuencia, principalmente, de la acción represiva de las fuerzas de seguridad.

En las imágenes que llegan de las protestas, que cada vez son menos por los cortes de la red, ha podido apreciarse a los antidisturbios usar gas lacrimógeno, porras, cañones de agua y pistolas de perdigones. Según testigos, en algunos casos, las fuerzas de seguridad también han empleado munición real contra los manifestantes.

Aunque una porción notable de los participantes en las protestas han apostado por la no violencia, como las mujeres que se han cortado el pelo en público para demandar el fin de la obligatoriedad del velo, un número creciente ha endurecido sus acciones. Durante los últimos días, se han producido ataques a vehículos policiales, ambulancias -los manifestantes acusan a los agentes de usarlas para detener a los heridos- y edificios oficiales. Según varias fuentes, más de 250 personas han sido arrestadas.

El jueves, la también conocida como Guardia Revolucionaria ha parecido anticipar una nueva fase violenta de su respuesta a las manifestaciones con un comunicado.

"No desembocarán en vergüenza o escándalo, sino que se convertirán en otro fracaso instructivo que se añadirá a la lista de fracasos del frente unido anti revolucionario y de los enemigos del Irán islámico", ha dicho su portavocía, la cual ha dado sus condolencias a la familia de Amini y ha acusado a fuerzas extranjeras de instigar las protestas de los iraníes.

Este viernes, el sistema ha preparado más presión psicológica. Las autoridades han organizado marchas de fieles al salir de la mezquita tras el rezo del viernes, a fin de exhibir músculo y soporte para su gestión de la crisis. La administración de línea dura de Ibrahim Raisi ha prometido investigar las circunstancias en que Mahsa Amini entró en coma y ha lamentado la muerte de la muchacha. Desde el sistema también se ha prometido abordar las competencias coercitivas de la llamada Policía moral, que arrestó a la chica. 

 

 

 

 

Fuente: ElMundo.es

Comentarios